La paz que Dios puede darte.

Son palabras simples de decir. Sin embargo la práctica es muy difícil. Recuerdo cuando era niña, mi abuela siempre me decía que debía perdonar las faltas de los demás. Para mí parecía algo fácil de hacer. Pero los niños suelen ser crueles y yo pensaba que defender las causas perdidas era mi deber y eso … Continuar leyendo La paz que Dios puede darte.