Soledad y Dios

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Salmo 42:11 En alguna ocasión alguien me dijo que debía empezar a hablar sobre mis problemas y no guardármelos, debía empezar a decirle a las personas que … Continuar leyendo Soledad y Dios