Bondad

En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estás cosas.
Gálatas 5:22-23.

Si pudieras enumerar los actos de bondad que realizas en un mes ¿podrías decirme si son más de 10? Trata de pensar en tu número. Si son menos de diez, quiero decirte que tal vez tienes más actos de bondad que desconoces y quiero ayudarte a que tengas en cuenta cuáles son los actos de bondad que muchas veces parecen desapercibidos.

Algunas ocasiones confundimos la bondad con algo material, podemos llegar a pensar que cuando ayudamos a alguien económicamente o cuando regalamos algo estamos haciendo nuestro acto de bondad, y es verdad ¿pero qué hay de los que hacemos día a día y nosotros mismos no notamos?

Ejemplo: ¿sabías que sonreír es un acto de bondad? Es verdad cada día que regalamos una sonrisa a una persona, ya sea en el trabajo, en la casa, en el supermercado o cualquier parte donde te encuentres una sonrisa puede cambiar el ánimo de tus compañeros, o de tu familia, o de algún desconocido. En ocasiones me levanto con estrés para empezar mis tareas diarias y cuando miro la sonrisa de mi mamá, mi día cambia por completo su sonrisa me inyecta alegría.
Muchas veces cuando voy por la calle me gusta observar las mujeres de tercera edad, por qué me recuerdan a mi abuela y automáticamente los recuerdos vienen a mí, eso logra sacar una sonrisa en mí la cual reflejo en aquellas mujeres que al verme sonreírles me devuelven una cálida y tierna sonrisa. La sonrisa que yo regalo y las sonrisas que me devuelven tienen beneficios físicos, favorece al corazón, libera endorfinas, aumenta la oxigenación y sobre todo nos inunda de esperanza en un mundo que cada vez se vuelve más cruel.

Confía en el Señor y haz el bien;
Establecete en la tierra y mantente fiel.
Salmo 37:3

Otro ejemplo de bondad es ser solidario, y lo descubrimos en nuestro propio hogar, casi siempre estoy lejos de casa por motivos de trabajo, pero cuando regreso a casa me gusta ser muy servicial. Me gusta hacer las cosas antes que los demás, trato de hacer la mayoría de las tareas. Entendí que mi madre por muchos años se esforzó por las tareas del día a día, y como es natural su energía se agota, y es tiempo de remplazar su energía por la mía.

Otro acto de bondad son las palabras. Las palabras tienen mucho peso y es algo que empleamos todos los días. Empleamos una media de 13,000 a 30,000 palabras al día. ¿Te imaginas todo lo que tenemos por decir? Ahora imagínate si empleamos la cuarta parte de lo que decimos en palabras positivas, alentar a las personas, en palabras de afecto. Un claro ejemplo es el trabajo, normalmente el ambiente laboral está lleno de estrés, y a veces como es costumbre entre mujeres y en ocasiones hombres, sacamos el estrés criticando o queriendo saber la vida de los demás. Digamos que tu amiga viene y te dice que la chica del cubículo 16 de nombre Susan. Acaba de terminar con su novio, y acto seguido comienza la plática y te dice: merecido se lo tiene Susan por qué siempre es muy tóxica. ¿Qué respondemos? Decimos: ¿oh verdad? “Cuéntame más” y terminamos contando alguna anécdota de la pobre Susan del cubículo 16. ¡Acto de bondad perdido! Perdiste tu oportunidad de tener un acto de bondad hermoso. En cambio podrías decirle, Que mal que Susan este así ¿necesitará algo? A mí me parece que Susan es una buena chica y terminara encontrando alguien que la merezca, después de eso podrías ir al cubículo 16 acercarte a Susan con cautela y hablarle de cualquier cosa, tal vez Susan se sienta en confianza para contarte y sea tu oportunidad de hablarle del consuelo que puede darle Dios.

El señor es justo en sus caminos, bondadosos en sus acciones.
Salmos 145:17

Otro acto de bondad se puede reflejar cuando las personas nos tratan mal. Cierto día fui al doctor para hacerme un chequeo, y la enfermera al parecer tenía un mal día, estaba siendo un poco intolerante, y por su prisa de acabar con mi asunto escribió mal el tipo de chequeo al que me disponía a entrar, cuando entre el doctor me pidió que le explicará la razón de mi visita, al contarle él me dijo que el papel decía algo diferente, a lo cual el doctor me pidió salir para que me generaran una nueva orden de revisión, perdí mi turno, el doctor estaba molesto con la enfermera, la enfermera me pidió una disculpa, a lo que respondí que no se preocupara, de igual forma no llevaba prisa (aún que si la llevaba) también le comenté que me parecía que su trabajo era muy agotador y tanto trabajo a veces nos hace cometer errores, a lo que ella contestó que era verdad y empezó a desahogarse de toda la frustración de su día, después de escucharla atentamente, pase a mi revisión y al salir ella se despidió de mí con una gran sonrisa. Nosotros tenemos el poder de cambiar la actitud de las personas, si mostramos nuestra bondad en el trato aún de las personas que no son amables con nosotros.

A Dios le agrada ver qué sus hijos están llenos de bondad aún en las peores situaciones o en las situaciones más comunes, la paciencia y el amor al prójimo es el acto de bondad más importante que no debemos olvidar, siempre debemos estar atentos a cualquier acción noble que podamos realizar, esto incluye a los animales, recordando que son seres indefensos que sienten el mismo dolor físico que un humano y tienen muchas veces pocas posibilidades de tener una buena calidad de vida, tratemos de cuidar de ellos y protegerlos aún que no sean nuestros.

Trabajar día a día la bondad, es de suma importancia cada día ejercitar nuestra mente para ser bondadosos. Se escucha a menudo cuando dicen que debemos ponernos en el zapato de otros, tratar a las personas como nos gustaría ser tratados, yo ocupo eso de forma diferente, yo trato a las personas como me gustaría que tratarán a mi madre, padre, cualquier integrante de mi familia o algún ser querido. Por supuesto que no me gustaría que alguien fuera grosero con mi madre, entonces veo a las personas con el mismo amor fraternal que veo a mi madre.

Escuchar a quien te necesita, respetar a las personas, cuidar del medio ambiente, perdonar, ayudar al que lo necesita, saludar siempre con tu mejor sonrisa, dar tus mejores consejos, enseñar amablemente a quien te necesite, pasar por alto las discusiones, evitar la envidia. Son algunos de los muchos ejemplos. Tratemos de dar el ejemplo como hijos e hijas de Dios, que puedan reconocernos como linaje del Señor por nuestros actos.

Me imagino que con estos ejemplos puedes darte cuenta de que tienes muchos actos de bondad, pero si aun así piensas que aún te faltan. Ora y dile: señor Jesús aún necesito más bondad en mi corazón, y te pido que habrás mi mente y llenes mi corazón de amor al prójimo para que pueda ser un ejemplo para los demás.

Recuerda amar a tu prójimo como Jesús nos ama y dio su vida por ti y por mí, que nuestro agradecimiento sea nuestro buen ejemplo.

El acto más hermoso de bondad que podemos regalarnos a nosotros mismos y compartir es amar a Dios. Cada día que leemos la biblia y buscamos más de Dios nos estamos regalando sabiduría, amor propio y amor a nuestros semejantes, estamos abriendo una brecha de obscuridad que el mundo nos siega, olvidamos la tristeza y lo cambiamos por alegrías, el ayudar a nuestro prójimo hace una cadena de esperanza, cada persona que tú ayudas en cualquier forma y manera le contagias amor la fe y convicción de que aún hay esperanza de un futuro mejor.

La bondad de Dios es amarnos y haber entregado a su propio hijo para ser salvos. Devolvamos el acto de bondad que hizo por nosotros cumpliendo su mandamiento “amarás a tu prójimo como a ti mismo”
Dios te ama nunca lo olvides.

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.
Colosenses 3:23

5 comentarios sobre “Bondad

  1. Me encantó su relato en esta ocasión, excelente trabajo al mostrar de manera vivencial todos los actos de bondad en los q puede estar inmerso el ser humano. La felicito por llevar el mensaje de la palabra de Dios a la vida real. Hoy ha dejado un gran aprendizaje en mi corazón, muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s