Un corazón nuevo.

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.
Ezequiel 36:26

La promesa de un corazón nuevo. Muchas veces pensé que cambiar ciertos aspectos de mi vida sería una misión imposible y aunque leía este versículo, no entendía completamente el significado que debía transmitirme.

Los seres humanos tenemos la grandiosa idea que somos competentes para todos los aspectos que nos rodean y que nosotros mismos podemos curar nuestras heridas. ¿Pero qué pasa si te dicen que lo único que tienes que hacer es pedir y recibir? ¿Genial no? Pues eso es lo que refiere este versículo, la promesa de tener un corazón nuevo.

¿Por qué quiero cambiar mi corazón? No es, que el que tengo ya no me sirva o ya este viejo, es por qué el corazón que yo tenía estaba ocupado por vivencias que ayudaron a hacer un corazón de piedra, casi todas las personas cuando enfrentamos una situación que nos causa dolor o frustración optamos por hacernos más duros y tras cada arañazo de la vida formamos un muro que recubre nuestros verdaderos sentimientos y poco a poco la insensibilidad se apodera de nosotros, y pensamos que cada vez somos más fuertes. Pero la verdad es que solo nos estamos insensibilizando.

Hace algunos meses pasé por una situación muy difícil en la cual deseaba tener el corazón de piedra para no sentir, y alguien me dijo: si por esta situación pierdes tu bondad, habrán ganado. Por qué perdiste lo más importante, tu corazón y tu bondad.

No podría decir que de la noche a la mañana reaccione, pero si te puedo decir que obedecí y pedí mi corazón nuevo. No es sencillo cuando las personas te lastiman perdonar, no es fácil olvidar. Pero me aferré a la idea de obtener mi corazón nuevo. Ya no quería ser la persona fría y dura en la que me había convertido. Quería esa promesa de un espíritu nuevo.Y no me arrepiento al día de hoy. Mi corazón está poco a poco renovándose borrando todo lo largo de los años que se fue haciendo piedra.

Mi consejo es: no tardes en pedir tu corazón y espíritu nuevo, no te ciegues por el dolor o el rencor. No permitas que lo malo que haya pasado en tu vida te niegue la oportunidad de disfrutar de la paz y el perdón, transforma tu dolor en amor, el tiempo no regresa y no puedes evitar lo malo que un día pasaste, pero puedes cambiar el rumbo de los años que están por venir.

Solo tú sabes por qué estás pasando en este momento o lo que fue tu pasado y aunque sientas que nada podrá hacer olvidar y borrar el dolor, te diré que se puede, siempre y cuando quieras desechar todo lo que te lastima y darte la oportunidad que Dios te entregué un corazón nuevo.

https://go.hotmart.com/E55001790U

Un comentario sobre "Un corazón nuevo."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s