Dios repara un corazón roto.

Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contrictos de espíritu. Salmo 34: 17-18

Dios tiene el poder de reparar un corazón roto. Pero muchas veces pensamos que al pedirle a Dios que borre nuestro dolor, el lo hará de forma inmediata. En algunas ocasiones así podría ser. Pero no es una varita mágica que de un día para otro borrará los recuerdos y quitará el dolor.

Todo lleva un proceso y muchas veces Dios quiere que pasemos por esos procesos, por muchas razones, ya sea para aprender y no cometer los mismos errores, para tener más fortaleza, para aprender cuál es la voluntad de Dios.

Estoy segura de que las personas que no tienen necesidades hablan cada vez menos con Dios. No digo que debamos sufrir para acercarse a Dios. Pero muchas veces nuestro dolor es producto de las decisiones que tomamos fuera de la voluntad de Dios.

La voluntad de Dios es perfecta y no causa dolor.

El mundo y sus deseos pasan; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1 Juan 2:17).

Cuando conocemos a alguien muchas veces olvidamos hacer lo más importante, ponerlo en las manos de Dios. Y esto es: Padre que sea tu voluntad y no la mía.

En ocasiones estamos tan cegados por el deseo de estar con alguien, que tenemos miedo de ponerlo en la voluntad de Dios. Por qué no deseamos ser apartados de esa persona. Pero cuando la relación no funciona, viene el dolor, la desilusión y la frustración. Y es ahí cuando Dios actúa.

Y Èl me ha dicho: Bàstate mi gracia; por qué mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, me gozaré en mis debilidades, para que el poder de Dios more en mí. (2 Corintios 12:9)

No hay cosa que Dios no pueda hacer, pero como seres humanos debemos aprender a esperar el momento justo que Dios ha marcado para perfeccionarnos. Dios quiere que le pidas y no dejes de orar, Dios quiere hacerte fuerte y que pases el dolor por medio de su Amor.

La tristeza es condición humana. Pero la gracia de Dios es infinita. Pide a Dios por tu futura pareja, no dejes de orar y espera confiando que Dios tiene preparada la persona ideal que te acompañará el resto de tu vida. Pide a Dios fortaleza para sanar tu corazón y mantén tu fe que Dios puede sanar, no te desanimes si pasa el tiempo y aún sientes dolor. El dolor desaparecerá poco a poco, y tras cada oración serás una persona más fuerte y obtendrás la paz que solo Dios puede darte.

Libro recomendado de hoy: “Edificar la vida en Cristo” https://go.hotmart.com/A55106346M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s